theme/images/banner_web300dpi.jpg
LOMAS DE ZAMORA

Un trenazo hacia el 8M

Fecha de publicación: 6 marzo, 2018

La sede sur de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto realizará este jueves intervenciones en el ferrocarril Roca desde la estación de Lomas de Zamora hasta Constitución. Convoca a sumarse a la marcha en la Ciudad de Buenos Aires. Al tiempo que celebró que la problemática se haya instalado en la agenda nacional, la referente del grupo, Lucía Alonso, cuestionó los retrocesos que están ocurriendo en centros de salud de la zona.

img-20180307-wa0007.jpg

Lomas de Zamora, marzo 6 (AUNO).- Cerca de la masiva marcha que tendrá lugar el jueves en el corazón de la Ciudad de Buenos Aires y en el marco del Paro Internacional de Mujeres, la emoción ya se hace palpitar. Ese día, el “8M”, las integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito convocan a viajar hacia allá en un “trenazo” desde la estación del Roca de Lomas de Zamora.

Según contó a AUNO Lucía Alonso, la referente de la organización en zona sur, la idea es trasladarse “todas juntas” hacia la manifestación, hacer intervenciones con los pasajeros para contarles del proyecto y repartir folletos sobre la despenalización del aborto que, en la última semana, fue uno de los temas centrales a nivel nacional luego de que el presidente Mauricio Macri haya dado apertura para su tratamiento en el Congreso.

La concentración será a las 14.30 a metros del andén que va hacia Constitución, y se podrán sumar más personas en el trayecto. “Vamos con toda la energía desde el sur y llegamos a la marcha muy arriba”, contó, emocionada, Alonso. Pero el objetivo no es sólo ese: lo principal es “generar algo de ruido en la zona”, a pesar de dar prioridad, en esta ocasión, al centro político del país con la marcha que partirá desde Plaza de Mayo.

El sábado pasado, de hecho, realizaron el primer “mesazo” del año: una actividad de visibilización que hacen una vez por mes en la peatonal de Lomas, en Laprida y España. Con estas intervenciones callejeras tratan de concientizar a los que pasan sobre el derecho al aborto, contarles el proyecto de ley, charlar e “intentar sacarles de la cabeza el tabú sobre lo que les pasa a las mujeres”. Este “mezaso”, sobre todo, se hizo con una idea central en vista: la presentación, por séptima vez en 12 años, del proyecto por la despenalización del aborto, que podría llegar a aprobarse en este ciclo legislativo.

Grave retroceso

De acuerdo con Alonso, los lugares a los que acceden en primera instancia quienes quieren interrumpir su embarazo —como las conserjerías que funcionan en salitas o Centros de Atención Primaria o la sede de Profesionales por el Derecho a Decidir—tuvieron “muchos retrocesos”. “En algunos lugares diagnostican si a la mujer le corresponde realizarse la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), y cuando tienen que derivarlas al segundo nivel de salud, es decir, al hospital, les dicen que no”, protestó.

Incluso, Alonso aseguró que en el hospital Oñativia de Rafael Calzada “no reciben ningún caso de ILE”. La militante atribuye esto a “una decisión política” por parte de la dirección del centro de salud, al igual que la falta de personal médico capacitado para realizar el protocolo de ILE por medio del sistema de Aspiración Manual Endouterina (AMEU).

Además, el Ministerio de Salud “no está haciendo llegar misoprostol” al hospital Evita, de Lanús, que funciona como banco de la droga en la Región Sanitaria VI, y en otros hospitales “ni siquiera dejan a las profesionales diagnosticar si a una mujer le corresponde una ILE” por violación, riesgo para la salud o para la vida —las tres causas por las cuales el aborto no está penalizado actualmente en la Argentina—. “Las consejerías tienen mucha demanda, hay muchas trabas para continuar con el procedimiento”, afirmó Alonso.

Por otro lado, también hay “irregularidades” en la entrega de anticonceptivos orales y preservativos en hospitales públicos de la región. “En el Oñativia de un momento a otro dejaron de traerlos, y el personal de salud no sabe qué decirle a la gente”, ejemplificó.

En este panorama, en el que hay alrededor de medio millón de abortos clandestinos por año en el país y el acceso a la ILE no está garantizado en el sistema de salud público, Alonso exigió a los gobiernos municipales de la zona sur que “velen por la salud de las mujeres, porque es su función” y remarcó que “el acceso a anticonceptivos, a información segura y a abortos está en manos de ellos”.

Cortinas de humo

Algunos sectores políticos cuestionaron que el debate sobre el aborto fuera impuesto por el Gobierno a modo de “tapadera” de algunos temas de trascendencia a nivel nacional, como la marcha del 21F o la paritaria docente en la provincia de Buenos Aires. Idea que las representantes de la Campaña no comparten del todo.

“Doce años de lucha incansable da sus frutos. Más allá de que se propicie desde la política, desde este Gobierno, para nosotras es un logro nuestro, del movimiento de mujeres, de la Campaña Nacional, y vamos a estar ahí para dar la discusión. No nos vamos a quedar calladitas esperando que digan lo que tengan ganas de decir”, sentenció Alonso. Además, a pesar de considerar que “puede llegar a ser una cortina de humo” por parte del Gobierno, aclaró que “la lucha de las mujeres de los últimos 13 años no es para tomarla tan así”, y remarcó que “es muy importante que el común de las personas empiecen a tener en boca esta discusión”.

AUNO-MIJ-MDY
06-03-2018

Última modificación: 19 de marzo de 2018 a las 06:21
0
0

Hay 0 comentarios

captcha