theme/images/banner_web300dpi.jpg
A 42 años del golpe

Menéndez y el cuchillo: el autor nos contó cómo hizo la foto

Fecha de publicación: 28 febrero, 2018

El Cruce habló con Enrique Rosito, el fotógrafo que registró en un momento único al represor símbolo de la máxima crueldad en la dictadura. Un flashazo en una noche de oscuridad y palos policiales. El genocida murió este martes a los 90 años.

menendez-cuchilo.jpg



El represor Luciano Benjamín Menéndez terminó una entrevista con Bernardo Neustadt en Canal 13 y debajo de la autopista, fuera del estacionamiento del canal, lo esperaban un grupo de jóvenes y de Madres de Plaza de Mayo al grito de ‘¡asesino!’.

Era agosto de 1984. En medio de una noche muy oscura, Menéndez salió del auto con un arma amenazando a los manifestantes. Un custodio y su hijo lo detuvieron.

En ese instante, un ruido del motor de la cámara del fotógrafo Enrique Rosito le alertaba que se había cortado el rollo. Pero había alcanzado a tomar tres fotos esa noche. Una de ellas enseguida recorrería el mundo y un año más tarde lo convertiría en el ganador del Premio Rey de España.

En medio de un lío, entre palos, policías y gritos, Rosito disparó y su flash alumbró toda la escena: la luz lo ayudó a darse cuenta de que tenía un material importante, que había capturado la esencia de un símbolo del terror de la dictadura. Pensó que el genocida había sacado un revólver. Después se enteró de que era una cuchillo de paracaidista.

-Vinieron los palos y tuve un momento de frialdad, de pensar que si abría la cámara para cambiar el rollo y poder sacar más fotos de lo que estaba pasando podía perder lo que ya tenía. Pensé: “Si lo que tengo es lo que yo creo, que puede ser importante y está en foco, mejor me salgo del lío”.

Se fue esquivando los palazos hacia la redacción de DyN, la agencia para la que trabajaba. Se encerró en el cuarto oscuro y reveló las imágenes.

-Era muy tarde, pasadas las 00.30. Mis jefes de cierre no me creían. Yo les decía ‘mirá tengo esto’, y ellos pensaban que era un chiste. Me fui a dormir y al otro día fue increíble. Me llamaban de todos lados.


description

La tapa de Clarín con la famosa imagen.


Enrique Quique Rosito se convirtió en el fotógrafo que hizo la foto más famosa de Menéndez. Y una de las más importantes de la historia del fotoperiodismo argentino. El genocida al que enfocó esa noche murió este martes a los 90 años y 13 condenas a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad. Al menos 52 homicidios, 260 secuestros y 656 casos de torturadas en La Perla, centro de exterminio en Córdoba, donde era el jefe del Tercer Cuerpo de Ejército. Lo apodaban Cachorro, o La Hiena, por su crueldad.

Si bien el autor de la foto sabía de la importancia del hecho que había logrado registrar, no imaginó semejante repercusión. Hoy en día tampoco la considera como un acontecimiento a destacar de su carrera profesional.

-Era parte de mi trabajo, no me genera nada en realidad. Son de esas fotos que uno tiene más ganas de sacárselas de encima que de hablar de eso. No me pasó nada en especial, en general le provoca más a la gente que a mí.

Última modificación: 24 de marzo de 2018 a las 22:40
0
0

Hay 0 comentarios

captcha